Es necesario aumentar la vacunación contra la COVID-19 para mantener al virus bajo control

Comunicado de prensaEnglish

Para publicación inmediata: 22 de junio de 2021   (21-156 – Español)

Contacto con la prensa:  Kristen Maki, Comunicaciones, 360-545-2944

Asuntos del público: línea directa estatal de asistencia para la COVID-19, 1-800-525-0127

Es necesario aumentar la vacunación contra la COVID-19 para mantener al virus bajo control

OLYMPIA. El último informe de situación de modelado y de vigilancia de la COVID-19 (solo en inglés) del Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH, por su sigla en inglés) sigue mostrando signos prometedores en la disminución de la actividad de la enfermedad. El informe también subraya la necesidad de vacunación adicional y de esfuerzos preventivos continuos (como el uso de mascarillas si no se está vacunado) a medida que el estado avanza hacia la reapertura y más.  

Las conclusiones del informe son las siguientes:

  • Desde el 3 de junio, los recuentos de casos y las hospitalizaciones en todo el estado siguieron disminuyendo, pero estaban empezando a estabilizarse ligeramente. En la mayoría de los condados, el recuento de casos también se mantuvo estable o disminuyó en ese momento, y 36 de los 39 condados tuvieron menos de 200 nuevos casos por cada 100,000 personas durante las últimas dos semanas.
  • A partir del 3 de junio, las tasas de casos siguieron disminuyendo en todos los grupos de edad, excepto en los mayores de 70 años, entre los que las tasas se mantuvieron estables. En el caso de las personas de 20 a 69 años, las tasas se acercan a los niveles bajos vistos por última vez en marzo, antes de que comenzara la cuarta ola. Las tasas de hospitalización también están disminuyendo en las personas de 20 a 79 años y se mantienen estables tras los aumentos anteriores en las personas de 80 años o más.
  • A finales de mayo, los niveles de transmisión en todo el estado seguían siendo relativamente altos. La mejor estimación del número reproductivo (que nos dice cuántas personas nuevas infectará cada caso de COVID-19) el 28 de mayo fue de 1.03. Un número reproductivo de uno significa que el virus sigue propagándose al mismo ritmo. Para que las tasas de casos sigan disminuyendo, el número reproductivo debe mantenerse muy por debajo de uno durante un tiempo considerable.
  • Aunque la vacunación ha contribuido a reducir la transmisión, los aumentos de la inmunidad estimada de la población han empezado a estabilizarse a medida que se reducen las tasas de vacunación. El 3 de junio, la mejor estimación basada en un modelo de la inmunidad global de la población era del 47 %. La inmunidad estimada por la vacunación en ese momento era de alrededor del 33.3 %.
  • La vacunación está protegiendo claramente a las personas de la COVID-19 grave, como demuestran las tendencias de hospitalización muy diferentes que estamos observando en las poblaciones no vacunadas. A principios de junio, las tasas de hospitalización estimadas entre las personas no vacunadas de 45 a 64 años seguían aumentando a pesar de que las tasas de la población general de esa edad habían disminuido. En el caso de las personas de 65 años o más, las tasas de hospitalización se estabilizaron en un nivel alto para las personas no vacunadas y se mantuvieron estables pero mucho más bajas en el conjunto de la población de esa edad. La tasa de hospitalización estimada para las personas no vacunadas es 21 veces superior a la de las personas vacunadas en edades comprendidas entre los 45 y los 64 años, y 15 veces superior en las personas no vacunadas en comparación con las vacunadas en edades superiores a los 65 años. 
  • Las variantes preocupantes (solo en inglés) siguen planteando riesgos adicionales de brotes e impactos para el sistema sanitario, especialmente en lugares donde las tasas de vacunación son más bajas. Aunque los datos de secuenciación genética (solo en inglés) de los que disponemos para algunos casos y las estimaciones de modelos sobre la probable presencia de variantes en todo el estado proporcionan porcentajes exactos diferentes, ambos indican que la variante alfa (B.1.1.7) es, por lejos, la cepa dominante y responsable de alrededor de la mitad de los casos. Ambas fuentes de datos sugieren que las siguientes cepas más comunes son la variante gamma (P.1), probablemente alrededor del 20 % de los casos, seguida de la variante delta (B.1.617.2). Las variantes gamma y delta parecen estar en niveles preocupantes y en aumento. La mejor manera de controlar la propagación de las variantes es aumentar la vacunación.

“Las pruebas son claras: la vacunación lo protege a usted y a las personas que lo rodean, incluidos los niños menores de 12 años que aún no pueden vacunarse”, expresó el oficial de Salud del Estado en funciones Scott Lindquist, MD, MPH. “Los niveles de inmunidad en su comunidad y círculos sociales determinan la probabilidad de estar expuesto al virus, y esperamos seguir viendo brotes en las comunidades con menores tasas de vacunación. A medida que nos acercamos a la reapertura, puede ayudar a mantener la seguridad de su comunidad vacunándose y hablando con sus conocidos para que se vacunen”.

El DOH trabaja conjuntamente con el Instituto de Modelización de Enfermedades, el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, la Universidad de Washington y el programa de Inteligencia Artificial para la Salud de Microsoft para desarrollar estos informes cada dos semanas. Puede encontrar más datos sobre la COVID-19 en el panel de datos del DOH (solo en inglés).

Ingrese al sitio web del DOH cuando necesite una dosis saludable de información. Encuéntrenos en Facebook y síganos en Twitter. Regístrese para recibir el blog del Departamento de Salud, Bienestarwa.

###

Versión imprimible (PDF)


Source: EIN Presswire